Tipos de mieles

Tipos de miel

El hecho de hablar de la miel como un producto único y homogéneo es algo muy alejado de la realidad, ya que hay casi tantos tipos de miel como tipos de flores. Incluso cuando nos referimos a la miel de flores estamos abriendo muchísimo el abanico.

Y es que, como no es lo mismo la flor de azahar que la flor del tilo y tampoco es igual un pino que un castaño, evidentemente los tipos de miel que se producen gracias a unas u otras especies no tienen las mismas propiedades, textura y sabor.

Existen infinidad de tipos de miel que dependen fundamentalmente de las características del néctar de las flores o de otras excreciones vegetales o animales que abundan en la zona donde las abejas realizan su trabajo. Independientemente del nombre de una variedad determinada, podemos agrupar todas las mieles en alguno de los tres tipos siguientes:

  • – Multifloral: Es aquel tipo de miel formada a partir de muchas flores, ninguna de las cuales puede considerarse como la de mayor proporción
  • – Monofloral: Es aquella en cuya composición abunda principalmente una especie concreta cuyo polen resulta predominante.
  • – Miel de mielada o miel de bosque: Es aquella que no esta formada a partir del néctar de las flores sino a partir de las secreciones de ciertas plantas o de las secreciones de ciertos animales que ingieren la savia de las plantas.

Principales mieles florales

1- Miel de Azahar

Es la miel procedente del néctar de las flores del naranjo y el limonero. Se trata de una clase muy apreciada por su textura suave. En la cocina la miel de azahar es ideal para la elaboración de postres y destaca su alto contenido en potasio, fósforo y glucosa. Entre las propiedades de estos tipos de miel están sus efectos cicatrizante y antibacteriano y además actúa como relajante natural.

Puede conocer las mieles de azahar que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

2- Miel de Romero

El romero es una de las plantas aromáticas por excelencia, pero también es una perfecta “materia prima” para las abejas a la hora de elaborar miel. El resultado, tipos de miel bastante espesa, aunque su textura y color es muy diferente cuando se calienta o está cristalizado. La miel de romero y propiedades se centran en su efecto digestivo en casos de pesadez de estómago o indigestión. También es adecuada para aliviar enfermedades respiratorias.

Puede conocer las miele de romero que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

3- Miel de Eucalipto

El eucalipto es otra planta con un fuerte aroma que se imprime en la miel que las abejas crean a partir de sus flores. El color en este caso es muy oscuro. Al igual que sucede con la propia planta, la miel de eucalipto también ayuda de manera eficiente en el tratamiento de resfriados, gripes, catarros y problemas respiratorios. Esta miel refuerza, además,  las barreras del sistema inmunológico de la manera más natural.

Puede conocer las mieles de eucalipto que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

4- Miel de Tomillo

Siguiendo con plantas aromáticas, el tomillo también ocupa un lugar de privilegio. Su miel no tiene un color definido y depende de la época del año en la que se obtenga. Su aroma es intenso y muy característico. La miel de tomillo es un perfecto reconstituyente después de haber realizado grandes esfuerzos físicos o mentales y, entre sus propiedades más sorprendentes, está la de ayudar a regular la menstruación.

5- Miel de Espliego o de Lavanda

La miel de espliego está producida a partir de la flor de lavanda, su tonalidad es más bien clara y el aroma, como es obvio, recuerda mucho a la propia planta. Tiene un importante poder bactericida y antiséptico y es recomendable en casos de congestiones nasales. La miel de espliego o lavanda es una inestimable ayuda en procesos de diarrea.

Puede conocer las mieles de espliego o lavanda que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

6- Miel de Tilo

La miel procedente del tilo presenta un color amarillo claro, su olor es intenso y se cristaliza muy rápidamente. Este tipo de miel destaca por sus propiedades sedantes, por lo que es ideal tomarla diluida en un vaso de leche antes de ir a dormir cuando se sufre ansiedad o insomnio. La miel de tilo también destaca por su poder antibacteriano.

7- Miel de Trebol

La miel de trébol también tiene una tonalidad amarilla suave y son reconocidas sus propiedades reconstituyentes en casos de fatiga y cansancio tanto físico como mental. Históricamente se ha utilizado para aclarar la piel y el cabello, puesto que contiene enzimas con pequeñas cantidades de peróxido de hidrógeno.

8- Miel de Brezo

La miel de brezo posee un aspecto que varía desde el color más claro hasta el rojo oscuro. Al ser rica en principios minerales, las propiedades de la miel de brezo van desde las diuréticas hasta las antirreumáticas. Por ello está indicada cuando se producen infecciones urinarias y previene la aparición de cálculos en los riñones. Del mismo modo la miel de brezo también es recomendable en personas que sufren problemas cardíacos, ya que es una miel que estimula el riego sanguíneo.

Puede conocer las miel de brezo que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

9- Miel de Alfalfa

La miel de alfalfa tiene uno de los aromas más agradables y destaca además por su sabor. Al igual que la del trébol, también es muy adecuada para “recargar las pilas” cuando se produce agotamiento después de haber realizado un importante esfuerzo.

10- Miel de Acacia

Es una miel muy popular en los países del este de Europa y cuenta con un sabor para nada fuerte y bastante neutro. Ayuda a regular el intestino cuando se producen problemas de estreñimiento, pero también son reconocidas sus propiedades reconstituyentes. Asimismo, la miel de acacia está indicada para las personas que padecen diabetes (consulta previa con su médico).

11- Miel de Castaño

La miel de castaño es la que más vitamina C, minerales y antioxidantes posee en comparación con las elaboradas con otros tipos de flores. Un reciente estudio de la Universidad de Vigo así lo corrobora. Por si fuera poco, ayuda a regenerar los tejidos intestinales y además es rica en fósforo, calcio, potasio y magnesio, lo que ayuda a la circulación de la sangre. Tiene un color oscuro y un profundo sabor.

12- Miel de Diente de León

La miel de diente de león presenta una tonalidad similar a la de la paja y se cristaliza muy rápidamente. El sabor es fuerte y resinoso. Es otra de las mieles perfectas para reducir los efectos de las afecciones respiratorias.

13- Miel de Avellano

La miel de avellano se caracteriza por un color amarillo intenso y también por su excelente sabor. En este caso ayuda a mantener la piel en buen estado, suave e hidratada.

14- Miel de Ulmo

Esta miel presenta un color pálido, casi blanco, y al mismo tiempo posee un sabor exquisito. Sus propiedades son balsámicas y antibacterianas. Además ayuda a la curación de heridas en la piel. Como curiosidad, se ha estudiado el uso de la miel de ulmo como fungicida en el tratamiento de enfermedades de las plantas.

15- Miel de Alforfón

Se trata de una miel con un color muy oscuro y de un sabor fuerte y contundente. También se conoce como trigo sarraceno y destaca por su elevado contenido el almidón. Una de sus características más llamativas es que no contiene gluten, por lo que las personas celiacas pueden consumirla. La miel de alforfón posee unas demostradas propiedades antioxidantes.

16 – Miel de Salvia

La miel de salvia presenta un color entre amarillo y verdoso y cuenta con un ligero sabor amargo aunque sin llegar a ser molesto. Es muy adecuada en un tratamiento contra la tos y también goza de un efecto relajante.

17- Miel de Espina de Jerusalen

Nos encontramos ante una miel que cristaliza muy rápidamente con un color amarillo y un sabor bastante ligero. La miel de espina de Jerusalén reduce el llamado colesterol malo de la sangre e incluso se le apuntan propiedades a la hora de resolver la disfunción eréctil. Procede de la planta llamada vulgarmente espina de Jerusalén, pero también se la conoce como cinacina, palo verde, espinillo o cina.

18- Miel de Evodia

La también conocida como miel “bee tree” está muy extendida en Estados Unidos. Tiene un aspecto similar a la miel de acacia, su sabor es afrutado y no cristaliza fácilmente. La miel de evodia es una gran aliada para controlar la presión arterial si se combina, por ejemplo, con nueces.

19- Miel de Manuka

La miel de manuka tiene un sabor muy personal que no se parece al de otras mieles. Su textura es bastante consistente y posee un color oscuro. Ayuda a mitigar los dolores de estómago y acelera la cicatrización de heridas si se coloca en la zona dañada con un apósito. Procede de Nueva Zelanda y está considerada una de las joyas de los maoríes, una etnia polinesia que vive en estas islas oceánicas. Además de entre los diferentes tipos de miel, es una de las más caras.

20- Miel de Colza

La miel de colza tiene un alto contenido en glucosa y por este motivo cristaliza de forma muy rápida. Ofrece un color ámbar claro y su sabor es dulce y agradable. También impulsa la cicatrización de heridas e incluso de quemaduras graves.

21- Miel de Marihuana

La miel de cannabis o miel de marihuana posee propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, además de aliviar el malestar digestivo. Su color es bastante oscuro y la textura, contundente.

22- Miel de almendro

La Miel de Almendro, una miel deliciosa y dulce, que recuerda por su sabor, a la almendra cruda, con un pequeño toque amargo. Su aroma es persistente y floral, y al igual que su sabor también recuerda al olor de la almendra cruda con una base de romero. El color de la miel de Almendro, al igual que todas las mieles, dependerá de la zona en la que se recolecta, pero su tonalidad suele ir desde el amarillo claro hasta el blanco, siendo muy parecida por su tonalidad a la miel de Romero. Además, es una miel de cristalización lenta y en cristales muy fina.

Entre sus mayores beneficios, podemos decir que la miel de Almendro ayuda con las malas digestiones, ya que es una miel pobre en sacarosa, en provecho de la glucosa y la fructosa. Es una miel beneficiosa para el hígado, que favorece la circulación de la sangre y que, al ser antiséptica, antibacteriana y antifúngica, ayuda a evitar y paliar los efectos de los resfriados o de las infecciones en las vías respiratorias.

Puede conocer las mieles de almendro que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

23- Miel de Níspero

Miel de Nispero elaborada a por abejas a partir del néctar de las flores del níspero. De color anaranjado oscuro, con un sabor dulce y un poco ácida. De aroma floral.

Muy recomendada para el aparato digestivo, como laxante y anémia. Para las uñas y la caida del pelo.

Puede conocer las mieles de níspero que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

24- Miel de Limón

La miel de limón es más clara que la del naranjo o azahar, llegando a coger un color blanco puro cuando cristaliza.

El aroma de esta miel es muy característico y singular, debido a la presencia de una sustancia aromática llamada antranilato de metilo, que al probarla recuerda el sabor de la flor del limón. Su intensidad y persistencia varia según la zona de cultivo. La sensación en la boca que nos produce es distinta a la miel azahar.

Esta miel de limón mejora los dolores de anginas y la faringitis.

Puede conocer las mieles de limón que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

25- Miel Mil flores

Esta miel es el resultado del néctar de diversas flores, por lo que su aroma y sabor variará según la flora predominante en la zona geográfica y época del año de recolección.

Las propiedades de este tipo de miel es muy diversa y está en función de su composición floral pero, en general, se puede afirmar que posee propiedades antimicrobianas y antisépticas, considerándola perfecta para prevenir catarros.

Puede conocer las mieles de limón que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

Principales tipos de miel de bosque

1- Miel de encina

No se trata de una miel obtenida del néctar de las flores. Es la miel producida por abejas que liban la melaza que se desprende de las bellotas o frutos de la encina .  Su color muy oscuro va en consonancia con un sabor también muy intenso. La miel de encina es muy rica en hierro y está indicada para aliviar malas digestiones, pero también es una perfecta aliada contra la diarrea.

2- Miel de abeto

La miel de abeto es muy diferente a las demás. Las abejas la obtienen libando unas secreciones dulces de pulgones cochinillas u otros insectos llamado mielato. Los insectos se alimentan de la savia de los abetos. Una vez ingerida excretan una substancia en su cuerpo llamado mielato que es el que atrae a las abejas. El resultado es una miel con tonalidades verdes que, al tener un fuerte componente balsámico, también está indicada para las enfermedades del aparato respiratorio.

Es una miel muy difícil de conseguir porque su producción es escasa y no se produce todos los años.

3- Miel de pino

Al igual que la miel de abeto se obtiene del mielato que segregan los insectos chupadores de savia que viven encima de los mismos. Es una miel de color oscuro, con un olor característico y sabor a resina. Es una miel que resulta difícil de conseguir. Resulta muy adecuada en el tratamiento de las enfermedades respiratorias.

4- Miel de bosque

Cuándo no se puede atribuir a una especie en particular utilizamos el término genérico de Miel de bosque. Es aquella que no esta formada a partir del néctar de las flores sino a partir de las secreciones de ciertas plantas o de las secreciones de ciertos animales que ingieren la savia de las plantas.

La miel  de bosque es de color muy oscuro, casi negra en estado líquido, tornándose color castaño al solidificar. De gusto muy peculiar, con matices salados y malteados, que recuerdan a especias, resinas, maderas tostadas, de sabor fuerte. Miel de cristalización lenta.

Puede conocer las mieles del bosque que en Delaterra ponemos a su disposición haciendo click aquí.

Espero que este artículo os haya aclarado algunos conceptos y dudas.

 

 

 

 

Amargor y picor de un Aceite de Oliva Virgen, ¿virtud o defecto?

Mojando pan en aceite de oliva virgen extra

En el presente artículo voy a tratar un asunto que genera mucho debate y confusión respecto a la calidad del Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE). No es raro encontrarse con consumidores que el amargor y el picor del aceite de oliva virgen les produce rechazo o bien lo asocian con su calidad y entienden que es un aceite defectuoso y he conocido casos en que directamente lo han desechado. Es triste pensar que estando en el país de mayor producción de aceite de oliva la cultura del aceite de oliva sea tan escasa. En este punto hay que pedir a las instituciones y a los sectores implicados que realicen campañas que lo corrijan y para poner el aceite de oliva en el lugar que se merece por sus beneficiosas cualidades.

Aburridos de los aceites sin personalidad que abundan en los supermercados, somos muchos los consumidores que buscamos aceites con carácter, donde se nota ese toque más frutado, amargo y picante que por momentos se agarra a la garganta e incluso a veces nos hace toser. Por ese mismo motivo, otros afirman preferir los aceites más dulces y suaves, que no presentan casi amargor ni picor, porque estos atributos les parecen agresivos e incluso desagradables. Es cuestión de gustos, aunque hoy toca hablar precisamente de estos dos atributos polémicos del aceite de oliva, que ya adelantamos, son atributos muy positivos en los aceites de oliva virgen extra obtenidos mediante extracción en frío.

A continuación, entro en materia con contenido algo técnico, aunque intentare explicarlo de manera sencilla y práctica, porque, de verdad, que merece la pena conocer su origen y cualidades.

Aceite de Oliva Virgen Extra
Aceite de Oliva Virgen Extra

¿Porqué pica y amarga un aceite de oliva?

Esta es la primera pregunta que nos hacemos: ¿por qué unos aceites amargan y pican y otros no?

La respuesta está en los benditos polifenoles, unos compuestos orgánicos descubiertos hace sólo unos años por los profesores Vázquez Roncero (España) y Fedeli (Italia). Se trata de antioxidantes naturales procedentes de la descomposición de la oleuropeína, una sustancia presente de forma importante en la pulpa de la oliva y en la hoja del olivo. La oleuropeína es precisamente la responsable del sabor tan amargo y astringente que tienen las aceitunas recién recogidas del árbol.

Entre los polifenoles presentes en el zumo de aceitunas, podemos destacar los tirosoles y los hidroxitirosoles, así como el oleocanthal, un excelente antiinflamatorio natural sin los efectos secundarios producidos por los fármacos, y que es el responsable de que el aceite rasque en la garganta, al igual que ocurre cuando tomas una cucharada de ibuprofeno.

Polifenoles y vitaminas del aceite de oliva virgen extra

La concentración de estos polifenoles depende de múltiples factores, principalmente de la variedad de aceituna, de su estado de madurez, del tipo de cultivo, de la climatología, del proceso de producción y de las condiciones de conservación, y suele oscilar entre los 50 y los 800 mg/kg.

Es importante destacar que estos compuestos se pierden durante el proceso de refinado, por lo que el contenido de polifenoles en los aceites de oliva (a secas) y en los aceites de orujo es insignificante. Por contra, el aceite de oliva virgen extra de calidad superior rico en polifenoles, tiene una estabilidad mayor y unas propiedades organolépticas peculiares, con un sabor más amargo, picante y fresco, aunque no siempre sea apreciado por todos los consumidores. Además, estos aceites son fuente natural de otros antioxidantes naturales tan beneficiosos para la salud como el alfa-tocoferol (vitamina E), el beta-caroteno (vitamina A) y el escualeno.

Amargor y picor son atributos positivos

Aceitera
Aceitera

Así se desprende de algunos estudios internacionales y de bibliografía especializada. A continuación reproducimos como se describen en el Manual de cata y maridaje del aceite de oliva (Marino Uceda, Mª Paz Aguilera e Isabel Mazzucchelli), los atributos amargo y picante:

  • Aceite de oliva que amarga

Amargor: sabor elemental característico del aceite obtenido de aceitunas verdes o en envero. Se percibe en las papilas circunvaladas de la uve lingual. Los responsables químicos de este sabor son los compuestos fenólicos, su presencia o no en el aceite hará que este atributo se encuentre en mayor o menor intensidad. Cuando están totalmente ausentes o hay poca cantidad de fenoles, los aceites presentan otro atributo que es el dulce, aunque con la actual normativa vigente ha dejado de evaluarse como tal y se incluye en el frutado… Por otra parte, cuando el amargo está en elevada intensidad a veces, en los consumidores no habituados, puede provocar sensación de desagrado… Sin embargo, indicar que cuando está presente siempre es un atributo positivo, además es indicativo de que el aceite tiene una vida útil más larga, o lo que es lo mismo, podemos tardar más tiempo en consumirlo, ya que estos compuestos son poderosos antioxidantes. Esta propiedad tiene una doble función, proteger a los aceites de la autooxidación y proporcionar a los consumidores efectos beneficiosos para la salud…

  • Aceite de oliva que pica en la garganta

Picante: sensación táctil de picor, característica de los aceites de la campaña, principalmente de aceitunas todavía verdes. Puede ser percibido en toda la cavidad bucal, especialmente en la garganta. Es muy frecuente que los catadores comenten que un aceite se agarra a la garganta, esto es consecuencia de la presencia de este atributo. Al igual que ocurre con el anterior, su elevada intensidad puede provocar una cierta sensación de rechazo, pero la respuesta es la misma, ya que sus responsables son compuestos de naturaleza fenólica.

Mucha gente cree que el amargor de un aceite significa que es defectuoso y lo rechazan por ese motivo. Nada más lejos de la realidad. El sabor amargo está relacionado con la variedad (hay algunas como la picual que son más amargas y otras como la arbequina que son más dulces), con el estado de madurez de la aceituna y con el tiempo y la forma en que se conserva el aceite.

El sabor amargo del aceite de oliva suele provenir de las aceitunas recogidas verdes, cuando tienen más compuestos fenólicos (que son los responsables del amargor). Estos compuestos son antioxidantes, lo cual garantiza que al consumir este AOVE amargo estamos suministrando a nuestro cuerpo unas propiedades muy beneficiosas para nuestra salud.

A todo ello se une la manera de conservarlo: si se tiene mucho tiempo envasado, si le da mucho la luz o está en más o menos contacto con el aire… Todo ello influye en el proceso de oxidación del aceite, que cuanto más avance más irá perdiendo los compuestos antioxidantes que proporcionan ese sabor amargo.

Esos compuestos antioxidantes también son los responsables de que un aceite de oliva sea picante, que se agarre a la garganta. Con esta sensación ocurre lo mismo que con el sabor amargo, la gente lo rechaza y prefiere algo más suave, pero esta no siempre es la mejor opción, ya que se eliminan parte de los efectos beneficiosos del aceite para el organismo.

Además, cuanto más refinado sea el aceite, menos sabor picante y amargo tiene, porque ha perdido durante el proceso sus cualidades antioxidantes. Para disfrutar de esas cualidades hay que buscar aceites de oliva virgen extra o virgen fino.

Garantía de calidad, estabilidad y salud

Hay variedades donde el picor y el amargor suelen estar muy marcadas, que son también las variedades más estables y de mayor vida útil. Pero hay que saber que las variedades con esta personalidad tienen muchas opciones en la cocina, y pueden aportar mucho a un plato o una simple tostada de pan.

Pensemos que amargor y picor donde más nítidamente se perciben son en una cata directa, pero en el día a día el consumo de los aceites de oliva virgen suelen ser siempre maridados con alimentos, es decir en la cocina, donde ninguno de estos atributos tiene porqué resultar molesto, así que renunciar a sus bondades me parece un error.

Además de las variedades que son típicamente amargas y picantes, también hay variedades que son mucho menos amargas y muy poco o nada picantes. Ya lo dice el refrán que para gustos están los colores, y en un abanico varietal de aceites tan grande como el español, la cuestión está en elegir el que más guste a cada persona y el que más partido saquemos en la cocina. Al fin y al cabo siempre que sean AOVE todos ellos nos van a reforzar en nuestra salud y harán de nuestros platos algo delicioso.

Por tanto, podemos concluir que el toque amargo y picante del aceite de oliva virgen extra, tan característico en algunos zumos de aceituna, es debido a su alta concentración en polifenoles y antioxidantes naturales, y es un indicador de su calidad y alta estabilidad, ya que lo protege de su auto-oxidación y proporciona efectos más beneficiosos para la salud del consumidor.

Aceites Esenciales (Parte III)

Propiedades de los Aceites Esenciales

¿Qué propiedades tienen los Aceites Esenciales?

Existe un gran desconocimiento de las excelentes propiedades de los aceites esenciales  para el uso cotidiano, aunque en la Industria de la Alimentación, Cosmética y Farmacia se utilizan ampliamente desde mediados del siglo pasado.

Usos de los aceites esenciales
Usos de los aceites esenciales

Cada aceite esencial contiene las propiedades especificas de la planta de la que se obtiene, cuyos componentes químicos serán utilizados para distintas finalidades, aunque en líneas generales, y gracias a sus complejas composiciones moleculares, todos los aceites esenciales presentan, en mayor o menor grado, las siguientes características:

Son antisépticos. Son especialmente eficaces contra microbios patógenos (virus, bacterias y hongos nocivos), incluyendo cepas antibioresistentes. Compuestos como el citrol, geraniol, linalol o timol muestran eficacia antiséptica muy superior al del fenol.

• Son regeneradores y cicatrizantes. La mayoría de ellos ayudan a la regeneración celular, estimulan el crecimiento de nuevo tejido y favorecen la cicatrización.

• Tienen efectos psicoemocionales. Todos los aceites esenciales, en mayor o menor grado, ejercen su influencia, a través del olfato, sobre el sistema nervioso central. Esto se traduce en estimular, calmar o regular nuestro estado de ánimo y las emociones.

• Son sedantes. Ejercen acción específica sobre el Sistema Nervioso, reduciendo el estrés, aliviando la tensión y favoreciendo la relajación. Actúan como sedantes para el dolor, acompañado de nerviosismo y ansiedad.

• Son inmunoreguladores e inmunomoduladores. Tonifican las células defensivas y equilibran su mecanismo de acción, ayudando a estimular las defensas cuando están disminuidas, o normalizando en caso de hiperreacción inmunitaria.

• Son antiinflamatorios. Reducen la actividad de las sustancias proinflamatorias, favoreciendo el alivio en procesos inflamatorios.

• Son emenagogos y antiespasmódicos. Favorecen el equilibrio hormonal, contribuyendo al proceso menstrual en la mujer o normalizando en la menopausia. Su carácter antiespasmódico, permite aliviar las dismenorreas. Además, su efecto regulador psicoemocional, ayuda en los estados del síndrome premenstrual.

• Son digestivos y anticólicos. Favorecen la secreción de jugos digestivos, estimulan la actividad del metabolismo hepático y ayudan a la digestión. Protegen la mucosa digestiva y regulan los movimientos del intestino, aliviando pequeños dolores y cólicos intestinales.

• Son expectorantes. Favorecen la expulsión de la mucosidad de las vías respiratorias, a la vez que calman la tos. Además, tienen otras propiedades que los hace excelentes aliados para las dolencias de invierno y de las vías respiratorias al ser astringentes, antialergénicos o analgésicos.

Aquí termino esta esta tercera  entrega dedicada  a los aceites esenciales y la aromaterapia. Si tienen alguna duda se pueden dirigir a nuestra tienda la Botiga Natural donde estaremos encantados de atenderlo/a y de mostrarle el amplio abanico de posibilidades que tiene el universo de los aceites esenciales y su aplicación en la aromaterapia. Si sigues el siguiente enlace podrás ver los aceites esenciales que actualmente tenemos disponibles en la tienda online pero si desea alguno que no aparece no dude en contactar nos y se lo traeremos.

delaterra.lesparaules.com

Aceites esenciales (Parte II)

Aceites Esenciales

En esta serie que estamos dedicando a los aceites esenciales pasamos a repasar sintéticamente a cómo se obtienen y criterios que debemos seguir para garantizar su calidad.

¿Cómo se obtienen los Aceites Esenciales?

Existen diversas técnicas que varían dependiendo de la parte de la planta que se vaya a tratar, de su fragilidad y sus características botánicas. En este apartado sólo describiremos las dos técnicas autorizadas por la Farmacopea Europea (FE):

Destileria
Destileria

La destilación por vapor de agua y la de prensado en frío. La obtención de los aceites esenciales a través de la destilación por vapor de agua y la del prensado en frío, aseguran que el aceite esencial esté completo en sus activos vegetales para ofrecer de esta forma unas sensaciones de bienestar únicas y diferentes en contraposición con el uso de las fragancias sintéticas.

  • Destilacíón por Vapor de Agua. También conocida como Destilación por Arrastre de Vapor de Agua. Esta técnica es la más utilizada y consiste en generar vapor, normalmente en un hervidor. Luego se inyecta al destilador por donde pasa a través del material botánico en un recipiente de metal inerte, con un tamiz en el fondo para que las plantas no entren en contacto directo con el agua. El vapor generado atraviesa la planta y extrae las micro-gotas del aceite esencial. Este vapor de agua aromático se enfría en un serpentín mediante un circuito de agua fría. A la salida del serpentín, se obtiene una mezcla de agua aromática y aceite esencial. El aceite esencial, de menor densidad que el agua, flota, lo que permite recuperarlo por la diferencia de densidad mediante un vaso florentino o esenciero. El aceite esencial se separa del agua de destilación, llamada hidrolato.
  • Prensado en Frío. Esta técnica se utiliza para extraer aceites esenciales de las cáscaras de los cítricos (Limón, Naranja, Mandarina, Pomelo). El aceite esencial de los cítricos se encuentra en pequeñas bolsas situadas bajo la piel del fruto (pericarpio). Para llevar a cabo esta técnica se utilizan prensas hidráulicas. A continuación, se sepan la pulpa y el aceite esencial en la centrifugadora.
Aceites Esenciales
Aceites Esenciales

¿Qué criterios garantizan la calidad de los Aceites Esenciales?

La validación de la identidad de la plantaes el primer paso que se debe seguir para garantizar la calidad del aceite esencial. Estos criterios son:

La garantía botánica:

– El nombre de la planta que identifica el género y la especie.

– La certificación de ingrediente cómo 100% puro y natural.

El origen geográfico: El nombre del lugar de origen que caracteriza la composición bioquímica del aceite esencial.

El quimiotipo: Son los componentes químicos del aceite esencial.

El método de extracción: Destilación por arrastre de vapor de agua, o en el caso de los cítricos, por extracción en frío.

La parte de la planta utilizada: En función de la parte de la planta extraída cambiará la composición bioquímica.

Contenido en alérgenos: Los alérgenos que de manera natural están presentes en el aceite esencial.

Envases aceites esenciales
Envases aceites esenciales

La selección del envase adecuado.

No todos los envases son aptos para contener este tipo de producto, por eso es importante escoger aceites esenciales con un envase que mantengan su frescura y eficacia. Esto se consigue con envases de cristal, de color oscuro, con tapón especial, que protegen de esta forma al producto de la luz, humedad y oxígeno.


Aquí termino esta segunda entrega sobre los aceites esenciales y la aromaterapia. Si tienen alguna duda se pueden dirigir a nuestra tienda la Botiga Natural donde estaremos encantados de atenderla y de mostrarle el amplio abanico de posibilidades que tiene el universo de los aceites esenciales y su aplicación en la aromaterapia. Si sigues el siguiente enlace podrás ver los aceites esenciales que actualmente tenemos disponibles en la tienda online

delaterra.lesparaules.com

Aceites Esenciales (Parte I)

Aceites Esenciales

¿ Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son sustancias líquidas aromáticas naturales de color variable, dependiendo de la planta que se hallan extraído, y se obtienen usando lo mejor de cada planta. Estas esencias naturales y orgánicas tienen, cada una, sus características esenciales y un aroma único. Con respecto a su composición química, son generalmente mezclas complejas de constituyentes muy variables que pertenecen de forma casi exclusiva, al grupo de los terpenos y, en menor medida, al grupo de los compuestos aromáticos derivados del fenilpropano (aldehído cinámico, eugenol, anetol, aldehído anísico y safrol, entre otros). Los compuestos terpénicos están formados por unidades de isopreno (5 carbonos), siendo monoterpenos (10 carbonos) y sesquiterpenos (15 carbonos), pudiendo ser acíclicos, monocíclicos o bicídlicos, oxigenados o no oxigenados. La gran mayoría de los aceites son polimoleculares, conteniendo 3 a 4 moléculas mayoritarias, otras minoritarias y en ocasiones, centenares de otras moléculas en trazas.

Los aceites esenciales son segregados por células especiales que se encuentran tanto en la corteza (Alcanfor, Bergamota), como en las hojas (Albahaca, Árbol de Té, Mejorana), las flores (Lavanda, Lavandín, Ylang Ylan), las raíces (Jengibre, Vetiver) o las semillas (Anís  Estrellado, Hinojo, Pimienta Negra). Cuando rozamos o frotarnos una planta aromática, se liberan a la atmósfera unas gotitas de aceite esencial y éstas nos llegan a la nariz, activando nuestros receptores olfativos, los cuales envían estímulos sensoriales a distintas zonas del cerebro, por ello, los aceites esenciales evocan en nuestra mente recuerdos, sensaciones o emociones asociadas a ese aroma.


Los aceites esenciales y sus innumerables propiedades penetran y se extienden en nuestro cuerpo, aportando bienestar.


Érase una vez…        

Aceites esenciales en el Antiguo Egipto
Aceites esenciales en el Antiguo Egipto

Si buscamos en la historia, el uso de aceites esenciales se remonta al hombre prehistórico, que descubrió e1 olor agradable y saludable al quemar determinadas plantas. Podemos decir con total seguridad, que las personas venimos usando el poder de los aromas desde hace más de 6.000 años. Las fragancias de plantas y aceites fueron usadas ya en el Neolítico y civilizaciones tan antiguas como las de Mesopotamia y Babilonia. En el antiguo Egipto, la leyenda cuenta como Cleopatra ordenó que humedeciesen las velas de su barco con Jazmín para atraer a Marco Antonio, de ahí que se diga que el verdadero maestro en el uso de plantas aromáticas fue el pueblo egipcio.

Los antiguos alquimistas los llamaban el espíritu de la planta, debido a sus múltiples usos y utilidades en diferentes situaciones en el hogar.

Pero la utilización de aceites esenciales toma su relevancia gracias a la destilación, con el perfeccionamiento por parte del pueblo árabe del alambique (invento de los egipcios), como procedimiento para extraer los aceites esenciales de la planta aromática.

El nacimiento del uso terapéutico de los aceites esenciales, conocido como Aromaterapia, acontece en Europa con René Maurice Gattefossé, perfumista a comienzos del Siglo XX, que descubre por azar las propiedades calmantes y cicatrizantes del Aceite Esencial de la Lavanda, al sufrir una explosión en el laboratorio e introducir la mano quemada instintivamente en un recipiente con esencia de Aceite Esencial de Lavanda, tuvo un alivio del dolor casi inmediato.

Lo mejor de cada rincón del mundo

Especias del mundo
Especias del mundo

Plantas procedentes de todos los rincones del mundo se ponen al servido de la aromaterapia. La India aporta el Alcanfor, el Clavo, el Jengibre y el Lemongrass, utilizados respectivamente como tranquilizante, estimulante, tonificante y reafirmante, entre otra serie de cualidades.

De las Islas Comores procede el Ylang-Ylang, que se utiliza como suavizante de la piel y para el masaje facial, sin olvidar sus propiedades afrodisíacas, y también de allí es la Albahaca, especialmente indicada para pieles congestionadas.

En los campos españoles existen plantas como la Salvia, Hinojo y Lavanda.

Notas aromáticas

Cada aceite esencial posee un olor o nota aromática diferente en cada una de sus etapas de evaporación. Las notas de los aceites esenciales empleados determinarán el aroma final, para conseguir un perfume equilibrado y agradable a nuestros sentidos.

Clasificación de los aceites en relación a la nota aromática:

  • Nota alta: También conocida como nota de salida, ya que se aprecia de primero en la mezcla. Son aceites muy volátiles, por eso tienen un olor intenso al principio, disipándose rápidamente. Realizar una mezcla de aceites esenciales con muchas notas altas, tendrá poca consistencia. Cuando se aplican sobre la piel, se experimenta una sensación de frescor o de calor.
  • Nota media: Son aceites menos volátiles y más duraderos, conteniendo los ingredientes principales de la fragancia y determinando el verdadero espíritu del perfume: aportan el carácter y la armonía. Su aroma se aprecia minutos después de su aplicación, y puede durar unas horas. Son fragancias que habitualmente agradan, de ahí que formen casi el 50% de las fórmulas.
  • Nota baja: También conocida como nota base o de Jimdo. Tiene una lenta y progresiva evaporación, debido a que son esencias menos volátiles y de tipo balsámico, logrando una mayor duración del aroma. Su función es fijar los componentes de las notas anteriores, proporcionando estabilidad y profundidad a la mezcla. Produce una impresión más duradera, permitiendo que la fragancia huela por varias horas o incluso días. En la piel dejan un olor intenso.

Aquí termino esta primera entrega sobre los aceites esenciales y la aromaterapia. Si tienen alguna duda se pueden dirigir a nuestra tienda la Botiga Natural donde estaremos encantados de atenderte y de mostrarte el amplio abanico de posibilidades que tiene el universo de los aceites esenciales  y su aplicación en la aromaterapia. Si sigues el siguiente enlace podrás ver los aceites esenciales que actualmente tenemos disponibles en la tienda online

delaterra.lesparaules.com 

Guía práctica para controlar y reducir los niveles de colesterol

Colesterol
Colesterol
Colesterol

¿QUÉ ES EL COLESTEROL?

El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del organismo, necesaria para la formación de ciertas hormonas como las sexuales, ácidos biliares, vitamina D y las paredes de nuestras células.

Las personas que tienen el colesterol alto no presentan síntomas, por lo que es necesario un control analítico periódico para poder ver como se encuentran los niveles en sangre.
Es una enfermedad que debe tomarse muy en serio, porque aunque a corto plazo no sea una amenaza, con el paso de los años la mortalidad es muy elevada.
Se considera que el colesterol empieza a estar elevado cuando se superan los 200 mg/dl.

Origen del colesterol
Origen del colesterol

TIPOS DE COLESTEROL

LDL
LDL

Colesterol “malo” LDL transporta el colesterol desde el hígado a todas las células del organismo, si hay exceso puede depositarse en la pared de las arterias y aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca. Los niveles en sangre recomendado debieran ser menor a 130 mg/dl

 

HDL
HDL

Colesterol “bueno” HDL recoge el colesterol no utilizado y lo devuelve al hígado para su almacenamiento o destrucción, por lo que cuando más alto esté mejor, ya que indica que el cuerpo está eliminando colesterol de la sangre. Los niveles en sangre recomendado debieran ser superior a 40 mg/dl

El colesterol total recomendado debiera ser inferior a 200 mg/dl

CAUSAS DEL COLESTEROL ELEVADO

Determinantes genéticos: Una alteración genética hace que el propio cuerpo produzca niveles más altos de colesterol que el deseado. Normalmente lo padecen varios miembros de la misma familia y se transmite de padres a hijos. Se le denomina Hipercolesterolemia Familiar.
Malos hábitos alimentarios: Una dieta rica en grasas saturadas, azúcar y alcohol, y pobre en frutas, verduras y grasas insaturadas.
Tener Obesidad y/o Diabetes: El exceso de peso tiende a aumentar el colesterol LDL y los triglicéridos y baja el colesterol HDL
Tabaquismo: El monóxido de carbono eleva el colesterol LDL.
Falta de actividad física. El sedentarismo contribuye a poseer unos niveles elevados de triglicéridos y exceso de peso y reduce la producción de colesterol HDL.

RIESGOS

Formación trombo
Formación trombo

Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol circula por la sangre, el exceso que va unido a las LDL tiende a acumularse en el interior de las arterias y hablamos de la formación trombo de la “placa de ateroma”. Como consecuencia, las paredes de las arterias son más rígidas y gruesas, dificultando el paso de la sangre y provocando un aumento de la tensión arterial. Si la placa de placa dé ateroma sigue creciendo puede taponar el vaso sanguíneo ateroma provocando una isquemia y dar lugar a la muerte celular de los tejidos que han dejado de recibir sangre. Otro de los peligros es la formación de trombos, que son trozos de la placa de ateroma que se sueltan y empiezan a viajar por la sangre. Cuando un trombo llega a una arteria fina y estrecha también puede llegar a taponarla. Esto es lo que sucede cuando alguien tiene un accidente cerebro-vascular (ictus cerebral o embolia).
Sin duda una de los mayores riesgos del colesterol alto en sangre es el infarto de miocardio, significa que uno de los vasos obstruidos es una arteria coronaria y por tanto, el tejido que queda sin riego sanguíneo forma parte del corazón.

RECOMENDACIONES PARA CONTROLAR Y REDUCIR EL COLESTEROL

Para tener éxito en el control y reducción del colesterol es indispensable introducir cambios en el estilo de vida eliminando hábitos de consumo como el tabaco o el alcohol e incorporando hábitos saludables como es el deporte o la practica regular de ejercicio físico además de mantener un control del peso adecuado a las características personales.

Dieta saludable
Dieta saludable

Mejora tu dieta

Aumenta

  • Proteínas vegetales: Consumo de legumbres 2-3 veces a la semana (lentejas, garbanzos, habas, soja…)
  • Antioxidantes: Vitaminas E, betacoreno y Selenio presentes en frutas, hortalizas y verduras de color intenso (pimiento, zanahoria, espinaca, tomate, fresa, kiwi, …)
  • Fibra: Tomar al menos 3 piezas de fruta al día, escoger preferiblemente  productos integrales (pan, arroz, pasta,…) y consumir 2 raciones de verdura o ensalada al día.
  • Grasa monoinsaturada: Aceite de oliva virgen extra.
  • Omega 3: Pescados azules como atún, sardina, boquerón, salmón, caballa, semillas de lino o su aceite y nueces.

Reduce

  • Las grasas saturadas: Carnes grasas, lácteos, embutidos, foie gras, paté, aceites vegetales de coco y palma.
  • Carbohidratos refinados: Pan blanco, pasta blanca, pasteles, galletas, …
  • Colesterol diario: Menos de 300 mg al día. Vísceras (higado, riñones, sesos), marisco y yema de huevo.

Y una ayuda natural

En las últimas décadas ha tenido lugar un importante crecimiento del consumo de las plantas medicinales, Este hecho es debido al desarrollo de una fitoterapia con base científica, respaldada por una extensa bibliografía, que ofrece preparados de calidad, seguridad y eficacia contrastadas.

La fitoterapia, ciencia que estudia la utilización de los productos de origen vegetal, se considera especialmente útil para prevenir o curar problemas de carácter leve y moderado, y en especial los crónicos, ya que es una opción poco agresiva y con un bajo porcentaje de efectos secundarios

Por tanto, el uso de plantas y productos naturales, preferiblemente con el asesoramiento de un experto, es una buena elección para controlar y reducir los niveles de colesterol. Se trata de principios activos que inhiben la síntesis de colesterol hepático, evitan la oxidación del colesterol LDL, mejoran los niveles de colesterol HDL, mejoran los niveles de colesterol HDL y además reducen los niveles de triglicéridos.

Entre estos productos destacamos:

Levadura roja de arroz (Monascus Purpureus), de donde se obtiene la monacolina K.

Policosanol, extraído principalmente de la Caña de azúcar (Sacharum Officinarum L.)

Omega 3 (EPA y DHA) preferiblemente obtenido del aceite de Krill antártico.

Olivo (Olea  Europeae L.), fuente vegetal más rica en compuestos con propiedad antioxidante, entre los cuales destaca significativamente el hidroxitirosol.

Vidsu fruto es fuente de reveratrol, polifenol con gran poder antioxidante.

Si tienes dudas o quieres saber sobre los productos que actúan beneficiosamente sobre los niveles de colesterol en la Botiga Natural encontraras profesionales dispuestos a contestarlas y aclararlas. Para poder contactar sigue el siguiente enlace:

La Botiga Natural


La información contenida en esta publicaciónes de carácter general y se proporciona con finalidad meramente divulgativa, por lo tanto en ningún caso puede sustituir la opinión de la clase médica, farmacias y/o profesionales de la medicina natural.

¿Tenemos una vida sana?

Estilo de vida

 

Vida saludable
Vida saludable

A menudo sentimos un cierto desconcierto, ante la necesidad de vivir una vida plena, saludable, armónica, gozosa, creativa y amorosa, y la realidad que nos toca asumir en un cuerpo imperfecto y limitado, inmersos en un entorno lleno de elementos agresores muy poco saludables; en donde los agentes externos como la contaminación atmosférica, el ruido o la contaminación electromagnética, se asocian con hábitos de vida poco saludables como el sedentarismo -falta de ejercicio-, la alimentación desequilibrada -o repleta de residuos tóxicos- o unas relaciones personales conflictivas.

Todo ello nos lleva a plantearnos a menudo, si es posible vivir una vida sana en un mundo tan insano.

Una tendencia

Existe una cierta tendencia a pensar, que gozar de buena salud consiste tan solo en estar exentos de toda enfermedad, o que la salud, es eso que los estamentos médicos definen como: “estado de no-patología y correcto funcionamiento del organismo”; pero lo cierto es que la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ofrece la visión mucho más amplia y define la salud como: “un estado de bienestar físico, mental, emocional y social y no solo la ausencia de enfermedad”.

Sea cual sea la definición a la que nos acojamos, en la practica, ¿a cuántas personas conocemos realmente sanas, que lleven una vida saludable y sean felices? Ciertamente, bien pocas.

Hábitos saludables
Hábitos saludables

La gran paradoja

Qué gran paradoja, cada vez hay más médicos, más hospitales y más medicamentos pero sin embargo, la salud de la población en general no mejora. Es más, a las enfermedades clásicas o tradicionales, que siguen padeciéndose, se le han añadido en las últimas décadas algunas nuevas como las fibromialgias, el SIDA, la hepatitis C o las neumonías atípicas, al tiempo que se han incrementado numerosos trastornos degenerativos (afecciones cardiovasculares, cáncer, diabetes, Alzheimer, arteriosclerosis múltiple degenerativa…) muy poco frecuentes antaño y constatamos como crecen a ritmo galopante los trastornos nerviosos, neurológicos y sicológicos –estrés, ansiedad, depresión, suicidios…-.

Y lo mas paradójico de todo, es que esa falta generaliza de salud en nuestros países desarrollados, no podemos achacarla a la carencia de recursos básicos como la comida, la vivienda, el trabajo, el acceso a los medicamentos o de las oportunidades de disfrutar de una vida social rica y creativa.

Diseñados para estar sanos

Si investigamos bien, descubrimos que nuestro cuerpo está diseñado y capacitado para -en condiciones favorables- funcionar adecuadamente y mantenerse sano y en plena forma. Incluso, el padecimiento de leves trastornos de salud como una gripe o una fractura ósea, en realidad ayudan a que se refuerce el sistema inmunitario o a que se activen las capacidades autorreguladoras o autoregeneradoras.

¿Entonces? ¿Si tenemos la capacidad de vivir sanos, por qué gozamos de mala salud? Tal vez por el simple hecho de que nos hemos ido alejando de las formas de vida más saludables.

Un mundo de falsas expectativas

Vivimos en el espejismo y las falsas expectativas que han surgido en torno a una medicina basada en el control de enfermedades. Preocupados y centrados en combatir las enfermedades, nos hemos polarizado en una medicina intervencionista y de enfermedad. Se nos habla mucho de prevenir enfermedades y se hace hincapié en los logros de la medicina para controlar ciertas enfermedades, pero en realidad parece que no se busque la plena salud, ya que no se nos enseña a estar sanos. Todo se centra en procurar “no enfermar” y en combatir las enfermedades cuando ya se padecen, dedicando pocos esfuerzos a potenciar la salud, a fomentar hábitos de vida saludables o a enseñar a vivir o a comer sano.

Hoy sabemos que las enfermedades hereditarias o de origen genético, no alcanzan ni el 10% del total de trastornos padecidos por la población. La gran mayoría de problemas de salud tienen que ver con hábitos y estilos de vida poco saludables. Por ello, en vez de centrarnos en esperar que los médicos y los avances de la medicina, arreglen mis problemas cuando estos aparezcan -y seguir gastando ingentes cantidades de tiempo y de dinero, en investigaciones médicas, en medicamentos y en atenciones hospitalarias-, tal vez deberíamos empezar a plantearnos: ¿Qué es lo que realmente propicia la salud? ¿Qué puedo hacer yo para vivir una vida plena, para vivir una vida sana?

Alimentación saludable
Alimentación saludable

Nuestro estado natural

El estado natural del ser humano es estar sano y es a partir de que no respetamos el cuerpo, o no le damos los alimentos y las condiciones favorables para su buen desarrollo y su correcto funcionamiento, cuando empieza a desajustarse y a deteriorarse. Es más, los hechos nos muestran que incluso cuando aparecen los trastornos de salud, podemos superarlos bien si le damos al cuerpo una correcta alimentación, un aire limpio -unido a una correcta respiración-, y la práctica regular de ejercicio. O le alejamos de los factores de riesgo cotidianos tan conocidos como: el ruido, la contaminación química, los alimentos repletos de plaguicidas, los hábitos tóxicos como el tabaco o la exposición a ciertas radiaciones naturales o artificiales. En la mayoría de casos, estas sencillas acciones y estos factores de bienestar, suelen ser más que suficientes (unidos a una actitud mental positiva) para recuperar la salud perdida y encontrarse bien dentro del propio cuerpo. Sintiéndonos lúcidos, llenos de energía, felices, tranquilos, creativos. Y gracias a ello podemos disfrutar plenamente nuestra vida, compartiéndola positivamente con los seres queridos. En definitiva: disfrutar plenamente de nuestros potenciales físicos, psíquicos y emocionales, viviendo una vida sana, gozosa, y plena.

Estudios

Si con lo expuesto, aun nos asaltan dudas sobre las repercusiones positivas de decantarnos por estilos de vida más saludables, podríamos citar las conclusiones de numerosos estudios e investigaciones que se vienen publicando en los últimos años, ya que son lo suficientemente explícitos como para dejarnos claro que una vida mas sana, tiene efectos beneficiosos sobre la calidad de vida e incluso se constata su importancia como factor de longevidad.

Por ejemplo: los resultados de un seguimiento de la población europea realizado los últimos veinte años, ha constatado que las personas que tienen una actitud mental positiva ante la vida y consigo mismas, viven una media de siete años mas que quienes mantienen frecuentemente actitudes negativas y tienen baja autoestima.

Por otro lado, la síntesis de diversos estudios realizados a lo ancho del planeta y sobre poblaciones muy diversas, han constatado que las personas de sociedades o grupos sociales que llevan una alimentación predominantemente vegetariana, viven una media de diez años mas que la media de los grupos sociales que hacen amplio uso de la carne en su dieta.

Un estudio llevado a cabo con 3.144 ancianos de la escuela medica de Tokio, ha comprobado que los que viven en zonas con amplios espacios verdes y en casas con abundante luz natural, viven hasta 5 años mas que los residentes en núcleos urbanos congestionados o zonas con el entorno muy degradado. El estudio concluye con una frase que merece ser tenida en cuenta: Mirar los árboles alarga la vida.

Por otro lado, un reciente estudio llevado a cabo en la Universidad de Michigan (EEUU), señala que las personas mayores que dedican tiempo a ayudar a los demás, duplican sus probabilidades de vida.

¿Sorprendido? Pues, por sorprendentes que parezcan, estas conclusiones no tendrían que extrañarnos. La simple lógica nos dice que tiene sentido vivir más como resultado de estilos de vida y actitudes más saludables; pero aun así, tal vez lo más importante no sea el hecho de vivir mas años, sino la mejor calidad de vida que ello supone.

Estilo de vida
Estilo de vida

Aprender a vivir mejor

No cabe duda de que siempre tenemos la posibilidad de mejorar nuestras vidas actuales y de aprender a vivir mejor. Para ello, resultara imprescindible empezar aprendiendo a gestionar mejor nuestro cuerpo y la actividad física que realizamos, a respirar mejor, a comer más sano, a relajarnos incluso en situaciones estresantes, a descansar plácida y reconfortantemente -buscando las mejores condiciones y el mejor sitio-, a adoptar una actitud positiva ante cualquier circunstancia o a disfrutar de la naturaleza y de las relaciones con los demás. Que duda cabe, que gracias a todo ello incrementamos notablemente las posibilidades de vivir una vida más gozosa, más plena y más saludable.

Obviamente, para acercarnos a un estado de salud plena, será necesario que nos lo planteemos como un objetivo prioritario y que tengamos claro que ello requerirá de un cierto esfuerzo personal. Pero, tengamos siempre presente que la salud, mas que un regalo de la vida o la consecuencia de una buena atención medica, es el resultado de un cierto esfuerzo cotidiano. Tal vez preferiríamos que fuese mas fácil y no requiriese ninguna implicación por nuestra parte, pero, acaso todo lo que vivimos cotidianamente, no requiere también de un constante esfuerzo personal.

Con el incremento de la economía y los mayores niveles de vida que nos permite nuestra opulenta sociedad, nos hemos ido volviendo perezosos en lo relativo a la salud, hasta el punto que terminamos delegando demasiado en los especialistas en medicina. Es hora de empezar a abrir los ojos y dejar de engañarnos. Podemos pagar para que otros se ocupen de vigilar y controlar posibles enfermedades, pero nadie, aparte de nosotros mismos, puede ofrecernos verdadera salud. Nuestra vida y nuestra salud están en nuestras manos, no esperemos que otros nos traigan las soluciones que a menudo, nunca llegan. Optemos desde ya, por vivir y gozar de una vida sana.

Conclusiones

A fin de cuentas, llevar una vida sana implica conocerse bien y conocer el entorno y la realidad de la que formamos parte integrante, conocer nuestras posibilidades y también las limitaciones. Vivir sano es encontrarse bien dentro de la propia piel, sentir la maravilla que supone poder vivir, disfrutar del cuerpo, de la actividad física y de las relaciones con los demás, comer con placer alimentos saludables, respirar a pleno pulmón en un buen entorno, mantener una actitud positiva ante la vida, reir y compartir momentos felices, gozar con un trabajo que nos realiza y nos proporciona los recursos necesarios para vivir con sencillez. Vivir sano, es a fin de cuentas, disfrutar plenamente de la vida. Y ello depende en gran medida de nuestros actos cotidianos y de nuestras actitudes ante la vida.

¡Bienvenido!

Acogiendo la Naturaleza
Acogiendo la Naturaleza
Acogiendo la Naturaleza

Bienvenido al blog Delaterra. Este blog tiene como propósito informarte sobre el cuidado del cuerpo, la alimentación, la cosmética y la salud natural. Pretendemos informarte y aconsejarte sobre como alimentarte y cuidarte siendo al mismo respetuoso con tu cuerpo y la naturaleza.

La naturaleza nos ofrece recursos y soluciones simples a muchas de nuestras dolencias y malestares. Muchos de estos problemas tan solo implican un pequeño cambio de hábitos, otros requieren un replanteamiento total de nuestro estilo de vida antinatural  en la cuál nos vemos envueltos actualmente. En cualquiera de las situaciones posibles la Naturaleza te ofrece alternativas que respetan tu cuerpo, tu alma, tu entorno y por extensión el planeta entero.

Espero que toda la información que iré vertiendo en estas páginas te sea muy útil.